buenos hábitos suelo pélcivo

Buenos hábitos para el cuidado del suelo pélvico

Tener buenos hábitos para el cuidado del suelo pélvico es indispensable y por suerte cada vez sabemos más sobre las causas que perjudican nuestra musculatura pélvica y las consecuencias que puede acarrear dicha debilidad;  pero ¿sabías que cuidar tu suelo pélvico es más fácil de lo que parece? A continuación te pasamos unos pequeños tips para mantener en forma tu musculatura perineal.

Consejos para tener un suelo pélvico en forma

  1. Conoce tus suelo pélvico. En consulta vemos que muchas de las mujeres que sufren patologías de suelo pélvico no saben identificar la musculatura perineal. El tabú, la desinformación, etc… Hace que se altere la propiocepción de la zona y que una acción tan natural como contraer y relajar unos músculos resulte misión imposible. Por eso, animamos a todas aquellas que no sepan identificar el periné, a realizar una autoexploración con ayuda de un espejo para aprender a identificar estos músculos qué tan importante son para nuestro día a día.
  2. Aprender la maniobra de Knack. Para proteger nuestro periné de escapes de orina y gases o evitar descensos de órganos ante los aumentos bruscos de presiones intraabdominales como sucede al toser, estornudar, cargar un objeto pesado o saltar, es muy recomendable que conozcas esta maniobra. La maniobra de Knack consiste en anticiparse a un aumento repentino de presión abdominal, realizando una contracción voluntaria (fuerte y rápida) del suelo pélvico para evitar que dicho aumento provoque un descenso de nuestras órganos y musculatura perineal.
  3. Evita el estreñimiento. Mantener una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y fibra, realizar deporte con regularidad y, no aguantar  las ganas y/o posponer  las deposiciones por pudor a realizarlo fuera de casa, son 3 pautas claves para huir del estreñimiento.
  4. Cuida la postura en el WC.  Para una correcta defecación y que la musculatura encargada de la continencia fecal se relaje y evitemos empujar; es necesario colocar nuestros pies apoyados en un taburete para hacer que la flexión de cadera sea superior a 90º o lo que es lo mismo, las rodillas deben estar más elevadas que las caderas. Con esta postura evitaremos que sufra nuestra musculatura perineal cada vez que vayamos al baño.
  5. Cuida tu vejiga. 
    • Bebe agua con regularidad (2l aprox)
    • Acude al baño cada 3-4 horas aproximadamente sin forzar el vaciado.
    • No te antepongas al “deseo miccional” y realices micciones defensivas por miedo a no encontrar un baño cercano o por evitar un escape de orina (en ese caso es importante acudir a un profesional para trabajar tu suelo pélvico).
    • “NUNCA EMPUJES AL VACIAR”para acortar el tiempo de micción. Con esto solo conseguirás debilitar tu suelo pélvico y la capacidad contráctil de la vejiga.
    • Olvídate del “Stop – pipí”para entrenar los músculos del suelo pélvico.
  6. Realiza ejercicio con regularidad. La actividad física de manera regular hace que mejore nuestro estado de salud y el del suelo pélvico también, ya que nos ayuda a controlar la ganancia de peso  (y evitar el sobrepeso que tanto afecta a nuestro suelo pélvico), y a fortalecer y mejorar el tono de toda la musculatura, incluida la perineal. Especial atención en deportes de impactos donde tendremos que valorar si nuestro suelo pélvico es apto para soportar hiperpresiones y así evitar descensos de órganos y/o escapes de orina.
  7. Evita el tabaco y el sobrepeso. La degradación que se produce en las fibras de colágeno por las sustancias nocivas del tabaco, unido a la tos crónica persistente que tienen los fumadores con patología bronquial, hace que nuestro suelo pélvico se debilite perdiendo la capacidad de sostén. El sobrepeso es un gran factor de riesgo para padecer patologías de suelo pélvico como la incontinencia urinaria. La sobrecarga en los tejidos hace que la musculatura tienda a ceder ante esfuerzos como toser y estornudar.
  8. No olvides revisar tu suelo pélvico en los momentos importantes. Ya sabemos que el embarazo, postparto y menopausia son momentos cruciales para nuestro suelo pélvico, por eso es importante que durante estas etapas de la vida acudas a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que realice una exploración exhaustiva y te ayude a prevenir y/o corregir las patologías de suelo pélvico.

Este artículo ha sido escrito por Elena Valiente, fisioterapeuta diplomada por la universidad Europea de Madrid especialista en Suelo Pélvico.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Posts relacionados

4 ejercicios rápidos para fortalecer el suelo pélvico

Te enseñamos 4 maneras fáciles y sencillas de trabajar vuestro suelo pélvico en el día a día. Puedes hacer estos ejercicios en casa, reservándote un ratito para ti.  Ejercicios de kegel ¿Quién no ha oído hablar de ellos? Sin duda las contracciones y relajaciones del suelo pélvico son los ejercicios por excelencia para fortalecer las

Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué?

“Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué? Es una de las preguntas que se repiten en nuestro buzón de atención al cliente. La respuesta no es una, sino que pueden ser varias y a continuación te explicamos qué le pasa a tu copa para que no haga el vacío y se caiga. Cuando una copa

localizar tu suelo pelvico

¿Cómo localizar tu suelo pélvico?

¿Cómo localizar tu suelo pélvico? ¿Es fácil ejercitarlo? Mucho se habla de la importancia de ejercitar nuestros músculos del suelo pélvico para prevenir las pérdidas de orina, los descensos de órganos (prolapsos) o mejorar la calidad de nuestras relaciones sexuales, pero la realidad es que son pocas las mujeres que saben identificar correctamente el periné

Copa Menstrual y tampón: principales diferencias

Copa Menstrual y tampón: ¿cuáles son las principales diferencias? Si bien tanto el tampón como la copa menstrual son productos de manejo de la higiene íntima que se introducen en la vagina, sus similitudes acaban aquí. Ni materiales, ni duración, ni el impacto en la salud de la mujer es el mismo. Diferencias entre la

menstruación e higiene íntima

Cuidado íntimo durante la menstruación: protege tu vulva y tu vagina

El cuidado íntimo durante la menstruación se presupone, sin embargo; hay aspectos en los que aún hay que incidir y concienciar, como por ejemplo en la importancia de usar geles íntimos específicos para la zona íntima, en especial durante la menstruación. ¿Por qué? La respuesta está en el pH. ¿Qué es el pH? El pH