Dolor vaginal, ¿Cómo aliviarlo?

El dolor vaginal o vulvodinia  se define como una molestia, ardor o dolor crónico en la zona vulvar, de más de tres meses de duración y donde el origen de la causa puede ser multifactorial. Esta dolencia es más habitual de lo que puede parecer y no solo afecta al plano sexual sino que puede llegar afectar a las actividades de la vida cotidiana, ya que algunas pacientes refieren dolor simplemente estando sentada. 

Pero además del dolor podemos encontrarnos con otros signos y síntomas como: 

  • Sensación de quemazón, ardor y/o picor. 
  • Inflamación de la vagina. 
  • Escozor al orinar
  • Dolor y/o imposibilidad de mantener relaciones sexuales 
  • Alteraciones del color u olor en el flujo vaginal 
  • Sangrado 
  • Bultos o verrugas genitales.

Causas más comunes del dolor vaginal

  • El uso de prendas ajustadas y de tejidos sintéticos que impiden que la vulva transpire, favoreciendo así la proliferación de hongos y bacterias. 
  • Las infecciones urinarias o cistitis.
  • Reacción alérgica. Algunas mujeres tienen mayor sensibilidad a algunos productos como el suavizante que se emplea al lavar la ropa, los preservativos, los jabones íntimos o las toallas higiénicas entre otros. 
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Vaginismo 
  • Quistes localizados en la vagina, como sucede en el caso de la Bartolinitis que  produce una inflamación de las glándulas de Bartolino ocasionada por una infección.
  • Sequedad vaginal ocasionada por la bajada de estrógenos como sucede durante la menopausia, la lactancia o como efecto secundario de algunos métodos anticonceptivos.  
  • Cáncer de vulva. Este es más frecuente en mujeres adultas mayores con factores de riesgo como tabaquismo, tratamiento con inmunodepresores, cáncer de cuello uterino e infección por VPH, etc. produciendo síntomas como: comezón que no cede, inflamación e incluso ulceración de la zona vulvar, sangrado y dolor o sensibilidad en la región.
  • Embarazo. En este caso el dolor está justificado sobre todo en el tercer trimestre por el aumento de presión sobre la zona genital, pero aún así es importante descartar otras posibles causas como las infecciones. 

¿Cómo aliviar la vulvodinia?

En primer lugar es importante visitar al médico si presentamos algunos de los signos y /o síntomas mencionados anteriormente para descartar el origen de la lesión. 

El único caso donde está justificado el dolor, es en la recta final del embarazo, pero eso no significa que no se pueda aliviar y para ello es importante controlar la ganancia de peso, aumentar la actividad física, realizar drenajes linfáticos, masajes perineales y el uso de compresas frías en la zona genital para aliviar los síntomas

En el caso de que el origen sea un proceso infeccioso, es importante pautar un tratamiento farmacológico. Si este además va acompañado de verrugas o quistes, el médico tendrá que valorar si eliminarlo a través de la cirugía o en algunas ocasiones se puede emplear técnicas menos invasivas como el láser ginecológico.

En otras ocasiones si el origen es la sequedad vaginal, el uso de hidratantes vaginales y lubricantes durante las relaciones sexuales como enna mositurizing podría ser la solución, pero si aún así persiste, podemos recurrir a la fisioterapia de suelo pélvico con técnicas como la diatermia que ayudan a mejorar la vascularización, lubricación y trofismo de la vagina. 

Tratamientos médicos como El PRP (plasma rico en plaquetas) o láser ginecológico también resultan muy buenas soluciones en los casos más severos. 

Si se diagnostica que el origen es un vaginismo (espasmo muscular que produce el cierre de la vagina resultando imposible explorar a la paciente por vía vaginal), es importante empezar con un tratamiento psicológico, y cuando este mejore pasar a un tratamiento de fisioterapia que ayuda a normalizar la tensión de los músculos perineales. 

Y en cualquier caso es importante seguir estos consejos para prevenir el dolor o minimizar los síntomas: 

  • Mantén unos correctos hábitos de higiene, 
  • Evita el uso de prendas ajustadas , 
  • Protégete ante las relaciones sexuales, 
  • Evita el consumo de sustancias tóxicas (como el tabaco).
  • Mantén una correcta alimentación.

Este artículo ha sido escrito por Elena Valiente, fisioterapeuta diplomada por la Universidad Europea de Madrid especialista en Suelo Pélvico.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Posts relacionados

prevenir dolor lumbar

Cómo prevenir el dolor lumbar y la incontinencia urinaria

Prevenir el dolor lumbar tiene mucho que ver con la incontinencia urinaria. ¿Sabías que existen estudios recientes que han observado que más del 50% de las mujeres con incontinencia urinaria sufren de dolores de espalda, e incluso en algunas publicaciones científicas muestran que esto sucede en más del 70%? El dolor lumbar es una patología

Intimate care

Nueva línea Intimate Care de enna: higiene e hidratación íntima

Llega a enna la nueva línea Intimate Care de enna: higiene e hidratación íntima. Estos productos han sido diseñados y pensados para seguir cuidando de la salud íntima de las mujeres en línea con el resto de productos. ¿Qué compone enna intim care? enna period gel, la higiene específica durante la menstruación enna period es

cambiar copa menstrual

¿Cuándo cambiar mi copa menstrual?

¿Cuándo cambiar mi copa menstrual? ¿Cómo sé que ya no tengo que usarla más? ¿De verdad dura 10 años? Estas son algunas de las preguntas que llegan a través de nuestros canales de atención a las usuarias. Aunque la copa menstrual puede durar 10 años, muchas chicas aún piensan que es demasiado y deben cambiarla

Dolor vaginal, ¿Cómo aliviarlo?

El dolor vaginal o vulvodinia  se define como una molestia, ardor o dolor crónico en la zona vulvar, de más de tres meses de duración y donde el origen de la causa puede ser multifactorial. Esta dolencia es más habitual de lo que puede parecer y no solo afecta al plano sexual sino que puede

Fortalece el abdomen sin dañar el suelo pélvico

Fortalece el abdomen sin dañar el suelo pélvico

Fortalecer el abdomen sin dañar el suelo pélvico es algo que hasta hace pocos años no se tenía en cuenta. Hace tiempo existía la creencia de que tener un vientre plano era sinónimo de un abdomen fuerte, y para lograrlo, se recomendaban series interminables de flexiones de tronco, o lo que es lo mismo, los