cuidar suelo pélvico embarazo

Cómo cuidar el suelo pélvico si se busca embarazo

Cómo cuidar el suelo pélvico si se busca embarazo quizá no es una de las dudas que surgen llegado el momento de aumentar la familia. ¿Estaré preparada para la maternidad?, ¿cómo debo cuidarme durante el embarazo?, ¿me afectarán estos cambios a mi cuerpo?… Es lo que más se preguntan las mujeres.

Pero seguramente muchas de vosotras aún ni habéis oído hablar del suelo pélvico y de la importancia del cuidado del mismo para evitar patologías tan indeseadas como las pérdidas de orina, incontinencia fecal, los prolapsos genitales o la dispareunia entre otras.

El embarazo es una etapa muy especial en la vida de una mujer, pero no siempre se vive de una manera agradable; los cambios hormonales, el aumento de peso, el desplazamiento del centro de gravedad, el momento del parto… sabemos que es perjudicial para nuestro suelo pélvico; pero ¿podemos evitar padecer secuelas en nuestro periné?

Cómo cuidar el suelo pélvico antes del embarazo

No siempre es posible, pero si que podemos minimizar ciertos riesgos y en eso, la ciencia nos avala. Se ha demostrado científicamente que las mujeres que realizan ejercicios de fuerza y cardiovascular durante el embarazo, disminuyen considerablemente los riesgos asociados a los cambios metabólicos y músculo esqueléticos del embarazo, dicho de otro modo, menor riesgo de padecer diabetes gestacional, partos prematuros, bebés macrosómicos (de más de 4kg), etc. Además estas mujeres suelen tener dilataciones más rápidas y expulsivos más efectivos que hacen que el parto resulte menos lesivo para nuestro periné.

También se ha evidenciado que aquellas que realizan ejercicios de kegel con regularidad disminuyen la probabilidad de tener incontinencia urinaria o prolapso genital durante el embarazo.

Consejos para la preparación del suelo pélvico

Por eso en el post de hoy os queremos dar algunos tips de como empezar a preparar nuestro abdomen y suelo pélvico para que no nos pille desprevenida en el momento de la gestación.

  1. En primer lugar, es muy importante identificar los músculos del suelo pélvico. Si aún no conoces los famosos ejercicios de kegel, es hora de prestar atención.
  • Túmbate boca arriba en la cama con las piernas flexionadas y las manos entre el abdomen y las costillas. Toma aire por la nariz sintiendo como se abren tus costillas y se llena el abdomen, y exhala por la boca de manera suave, imaginando como si quisieras retener el pis y los gases al mismo tiempo (sin mover ni la pelvis, ni los glúteos).
  • Si no sientes como se contraen tus músculos del periné, incorpora ligeramente el tronco y ayúdate de un espejo para visualizar tu zona perineal, y así observar si se mueve durante la contracción.
  • Si con el espejo sigues sin identificarlo, “palpa”. Introduce un dedo en el interior de la vagina, como si te fueras a colocar un tampón y al exhalar contrae tus músculos intentando atrapar el dedo en el interior de la misma.

Cuando identifiques correctamente esta contracción, es momento de empezar a practicar en diferentes posturas. Realiza estos ejercicios de pie, sentada, en el coche, mientras te cepillas los dientes, o al montar en el ascensor.

Es importante que no solo trabajemos contracciones rápidas, sino también mantenidas en el tiempo (durante 4-8 seg).

  1. Fortalece tu abdomen. El transverso del abdomen es una pieza clave durante el embarazo. Además de sostener las vísceras abdominales, éste se encarga de estabilizar la pelvis (junto al suelo pélvico) y ayudar a alinear el bebé con respecto a la pelvis.
  • Sentada en una silla, con la espalda recta (en autoelongación) y el peso de tu cuerpo sobre los isquiones, sitúa tus manos entre el abdomen y costillas, inhala por la nariz, y al exhalar imagina como si quisieras cerrar la cremallera de un pantalón que te queda pequeño.

Cuando domines la contracción del suelo pélvico y abdomen, practícalo de manera simultánea y aplícalo en tu día a día para evitar hiperpresiones en abdomen y suelo pélvico. Contrae al toser, al cargar un peso, al realizar un ejercicio que requiera un esfuerzo.

Recuerda que la prevención es la mejor herramienta terapéutica con la que contamos para el cuidado de nuestra salud.

Este artículo ha sido escrito por Elena Valiente, fisioterapeuta diplomada por la universidad Europea de Madrid especialista en Suelo Pélvico.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Posts relacionados

4 ejercicios rápidos para fortalecer el suelo pélvico

Te enseñamos 4 maneras fáciles y sencillas de trabajar vuestro suelo pélvico en el día a día. Puedes hacer estos ejercicios en casa, reservándote un ratito para ti.  Ejercicios de kegel ¿Quién no ha oído hablar de ellos? Sin duda las contracciones y relajaciones del suelo pélvico son los ejercicios por excelencia para fortalecer las

Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué?

“Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué? Es una de las preguntas que se repiten en nuestro buzón de atención al cliente. La respuesta no es una, sino que pueden ser varias y a continuación te explicamos qué le pasa a tu copa para que no haga el vacío y se caiga. Cuando una copa

localizar tu suelo pelvico

¿Cómo localizar tu suelo pélvico?

¿Cómo localizar tu suelo pélvico? ¿Es fácil ejercitarlo? Mucho se habla de la importancia de ejercitar nuestros músculos del suelo pélvico para prevenir las pérdidas de orina, los descensos de órganos (prolapsos) o mejorar la calidad de nuestras relaciones sexuales, pero la realidad es que son pocas las mujeres que saben identificar correctamente el periné

Copa Menstrual y tampón: principales diferencias

Copa Menstrual y tampón: ¿cuáles son las principales diferencias? Si bien tanto el tampón como la copa menstrual son productos de manejo de la higiene íntima que se introducen en la vagina, sus similitudes acaban aquí. Ni materiales, ni duración, ni el impacto en la salud de la mujer es el mismo. Diferencias entre la

menstruación e higiene íntima

Cuidado íntimo durante la menstruación: protege tu vulva y tu vagina

El cuidado íntimo durante la menstruación se presupone, sin embargo; hay aspectos en los que aún hay que incidir y concienciar, como por ejemplo en la importancia de usar geles íntimos específicos para la zona íntima, en especial durante la menstruación. ¿Por qué? La respuesta está en el pH. ¿Qué es el pH? El pH