prolapso

¿Qué son los prolapsos y cómo se tratan?

Los prolapsos son el descenso de uno o más órganos de la cavidad pélvica (vejiga, útero, uretra o recto) hacia el exterior a través del conducto de la vagina o ano.

Esto sucede cuando el suelo pélvico se debilita y los músculos, fascias y ligamentos dejan de cumplir correctamente la función de sostén. 

Aunque las causas más frecuentes del prolapso son los embarazos y partos vaginales (sobre todos aquellos instrumentados con fórceps o espátulas), no podemos obviar que existen otros muchos factores de riesgo como: la menopausia, el sobrepeso, estreñimiento, el tabaquismo, la tos crónica etc. 

Tipos de prolapsos

  • Cistocele: la vejiga cae, apareciendo un bulto por la cara anterior de la vagina. Entre los síntomas más frecuentes se encuentra la sensación de peso, urgencia miccional, dificultad para orinar e infecciones íntimas de repetición debido una disfunción de vaciado.
  • Uretrocele: la uretra cae, asomando un bulto en la cara anterior de la vagina, pero más externo que el cistocele. Este prolapso suele estar muy asociado al cistocele.
  • Rectocele: El recto cae sobre la pared posterior de la vagina, ocasionando en los estadios más avanzados, dificultad a la hora de evacuar las heces, estreñimiento y sensación de vaciado incompleto. En algunas ocasiones las mujeres tienen que ayudarse a través de un tacto vaginal para poder realizar la defecación.
  • Histerocele o prolapso uterino: El útero desciende por la vagina, asomando primero el cuello y después el cuerpo uterino. 
  • Prolapso de la cúpula vaginal: En esta ocasión la cúpula vaginal (que es la parte más alta de la vagina) desciende, haciendo que esta se dé la vuelta como un calcetín y quedando la parte interna por fuera. Es más frecuente en mujeres que le han extirpado el útero (histerectomía).
  • Enterocele: Las asas intestinales se hernian a través del fondo posterior de la vagina. 
  • Prolapso rectal: Sucede cuando la mucosa rectal sale al exterior a través del ano, de manera indolora. Los síntomas son muy parecidos al rectocele, pero en ocasiones puede ir acompañado de incontinencia fecal.

Grados de prolapsos

  • Grado 1 o leve: ligero descenso en el interior de la vagina que solo se puede aprecia en un examen ginecológico o exploración de suelo pélvico. 
  • Grado 2 o moderado: el descenso alcanza la entrada de la vagina.
  • Grado 3 o grave: el prolapso sobrepasa la entrada de la vagina, la mujer se toca o se nota el bulto al realizar una actividad física. 
  • Grado 4 muy grave: cuando el órgano está fuera de vagina incluso en reposo.

Tratamiento de los prolapsos: 

En los primeros estadios (grado 1 y 2) recurriremos a la fisioterapia, y a los cambios de hábitos dietéticos para evitar el estreñimiento y el sobrepeso.

Es muy importante recalcar que la fisioterapia no corrige prolapsos, podemos mejorar la sintomatología, el sistema de sujeción y evitar que el descenso se agrave. 

En fisioterapia nos centraremos en mejorar el tono y la fuerza del suelo pélvico a través de diferentes técnicas como la radiofrecuencia, electroestimulación, ejercicios de kegel, gimnasia abdominal hipopresiva, etc; pero también insistiremos muchos en mejorar ciertos hábitos de la vida cotidiana que pueden agravar el prolapso como: 

Enseñar a cargar pesos y realizar esfuerzos físicos sin dañar nuestro suelo pélvico, posturas correctas de defecación evitando apneas, y diarios miccionales para regular la frecuencia urinaria y así limitar infecciones de repetición y disfunciones de vaciado. 

En los estadios más avanzados (grado 3 y 4) generalmente se recurre a la cirugía para ser corregidos. Alguna vez se extirpa el órgano (como es el caso del útero), y en otras se recoloca el/los órganos a través de unas mallas ofreciendo la sujeción que ya no puede ofrecer el suelo pélvico. 

En ocasiones, para los prolapsos uterinos en mujeres de avanzada edad, o con contraindicaciones quirúrgicas, se utilizan pesarios. Estos son unos dispositivos que se introducen en el interior de la vagina desplazando el útero hacia arriba. Cada día existen más modelos diferentes, aunque el más común tiene forma de anillo y los coloca el ginecólogo en consulta

No obstante, recordad que es muy importante que tras la cirugía la paciente recurra a un servicio de fisioterapia para fortalecer la musculatura perineal y abdominal y así afianzar los resultados de la misma.

Este artículo ha sido escrito por Elena Valiente, fisioterapeuta diplomada por la universidad Europea de Madrid especialista en Suelo Pélvico.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Posts relacionados

miedos copa menstrual

Los 5 miedos de la copa menstrual y cómo superarlos

Los miedos de la copa menstrual desaparecen rápido una vez la has usado; sin embargo, antes surgen muchas dudas. A pesar de que cada vez hay más información, aún hay mucha gente piensa que la copa menstrual es complicada o que no van a saber usarla. Estos son los principales temores antes de usar la

Mensaje perineal: ¿Qué es y cómo hacerlo?

El masaje perineal se trata de una técnica manual que aconsejamos realizar los fisioterapeutas y matronas durante el tercer trimestre de gestación con el fin de mejorar la conciencia de nuestros músculos del suelo pélvico, la vascularización del periné y flexibilizar los tejidos.  Es muy recomendable ya que resulta muy fácil de realizar, sin efectos

suelo pélvico y copa menstrual

Cómo afecta mi suelo pélvico a la hora de escoger la copa menstrual

¿Qué relación hay entre el suelo pélvico y la talla de la copa menstrual? Aunque cada vez está más extendido el uso de la copa menstrual entre las mujeres, seguimos teniendo muchas dudas a la hora de escoger la talla correcta.  Cuando compramos tampones y protegeslips, el único requisito a tener en cuenta es la

maternidad tardía

Maternidad tardía y fertilidad, un reto del siglo XXI

La maternidad tardía es un fenómeno sociodemográfico contemporáneo, sobre todo en países de mayor poder adquisitivo. En España la media de edad a la que las mujeres tienen su primer hijo es de 32 años, una de las más altas del mundo.  Aparentemente, esto se debe a una tendencia a posponer el primer nacimiento en

usar copa en playa y piscina

¿Puedo usar la copa menstrual en la playa y la piscina?

Puedes usar la copa menstrual en la playa y en la piscina. Confirmamos y te animamos a ello. Vivir el verano con la copa menstrual es vivirlo con mucha más libertad. A los tampones le podemos agradecer que dada su mayor popularidad fueron los que abrieron camino hacia un verano más cómodo durante la menstruación.