Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué?

“Mi copa menstrual se cae, ¿Por qué? Es una de las preguntas que se repiten en nuestro buzón de atención al cliente. La respuesta no es una, sino que pueden ser varias y a continuación te explicamos qué le pasa a tu copa para que no haga el vacío y se caiga.

Cuando una copa talla S o M se cae

No todas las copas se caerán por el mismo motivo ya que dependerá de qué talla se use. Una talla S puede que sea una talla pequeña, si se cae una talla L, es que algo falla en la colocación o que el suelo pélvico está debilitado.

  • La talla S es la talla más pequeña de enna. Su diámetro es de 36mm y si esta talla se te cae lo más probable es que sea una talla pequeña. La copa tiene demasiado espacio en la cavidad vaginal y por lo tanto no agarra la copa. Eso hace que caiga o que en su defecto se dé la vuelta dentro. La solución es pasar a una talla más.
  • La talla M se cae. Si la talla M se cae, puede ser el caso anterior en que es una talla pequeña o bien que no se abra bien del todo por falta de práctica. Al no hacer el vacío puede o bien quedarse encajonada (en ese caso sentirías presión) o moverse tanto hacia arriba como hacia abajo. Para saber en qué situación estás, deberías reseguir el aro para comprobar si se abre o no. Si el aro está abierto por completo, necesitas una L, si no es así, una S o darte unos ciclos más para comprobar que no es tema de colocación.

¿Y si se me cae una copa menstrual talla L?

Si la talla L se cae, puede pasar igual que con la talla M, que no se haya abierto bien o que sea demasiado pequeña. Pero… ¿Hay tallas superiores a la L? En el caso de enna cycle la talla L con 42mm de diámetro es la talla más grande y, por lo general la talla L es la talla máxima de copas. En este caso, si la talla L se cae el suelo pélvico está debilitado y no tiene fuerza para agarrar la copa. Esto sucede por varias razones:

    • Una mujer ha tenido partos y no ha recuperado el suelo pélvico. Los músculos han quedado tán débiles que no pueden hacer fuerza.
    • Mujeres deportistas que practican deporte de alto impacto hayan sido madres o no. Aunque normalmente una mujer que no ha tenido hijos no suele usar una talla L, chicas de complexión robusta que practiquen deportes como basquet, running, tennis, etc. pueden necesitarla y que aún así no les funcione porque el deporte les ha dejado muy maltrecho el suelo pélvico

En este caso, dado que no hay tallas superiores lo importante es recuperar el tono de la musculatura pélvica para que pueda volver a sostener la copa. Se recomienda hacer ejercicios de kegel y/o hipopresivos, así como ayudarse de dispositivos médicos como la esfera vaginal enna pelvic ball. En este caso, es posible que tampoco exista fuerza para sostener la bola pélvica, por lo que el primer paso es realizar los ejercicios anteriormente mencionados estirados con ella dentro durante varias sesiones hasta que al ponerse de pie se sostenga.

La esfera pélvica enna pelvic ball permite tonificar el suelo pélvico a través de vibración. Debes llevar la esfera unos 15 minutos diarios mientras das un paseo (movimiento suave). Las vibraciones que provoca su esfera interior en forma de diamante irregular (tecnología Diamond) hacen que los músculos se contraigan y se tonifiquen lo que permite mayor fuerza, disminución de la incontinencia urinaria y mayor lubricación. 

En el resto de casos, te recordamos que si tu talla no es la adecuada, puedes usar la garantía de cambio de talla de enna.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Posts relacionados

llegar al orgasmo

Tenemos el dispositivo que te ayudará a llegar al orgasmo

Tenemos un producto que puede ayudarte a vivir tu sexualidad de una manera más satisfactoria y llegar al orgasmo con más facilidad. Así lo demuestra la ciencia y los estudios realizados para comprender su impacto. Démosle la bienvenida a vuestras vidas a enna pelvic ball

8M día internacional de la Mujer

8M día Internacional de la Mujer: Rompamos el tabú menstrual

Cada 8 de marzo, el día internacional de la Mujer nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre los desafíos que enfrentan las mujeres en todo el mundo. Este 8M abordamos un tema que ha sido durante mucho tiempo estigmatizado y relegado al silencio del tabú: la menstruación